martes, 12 de noviembre de 2013

"Yo a la pelu no vuelvo ni aunque me obligues"

Si en algo estábamos de acuerdo, pero vamos a dejar de estarlo, es que al menos una vez al año hay que darle al pelo un buen corte, darle forma. Y eso es algo que yo no se hacer, yo puedo sanear las puntas pero no puedo dar forma a un corte. Y ahora es cuando algunas y algunos estarán pensando que de que hablo, que donde está el problema, que coja a la niña y la lleve a la pelu, otros estarán pensando que con esto de la crisis no nos llegan los duros. Pues no han acertado, mi problema fue, ha sido, son, serán las pelus! No encuentro una donde a mi niña la traten como se merece, con delicadeza, solo es una niña y su pelo no es malo, es un pelo precioso que hay que saber trabajar. Hasta el momento hemos probado varias pelus, todas ellas afro con un resultado malo no, peor, cada vez peor!!!
 
Y este previo viene a cuenta de nuestra última visita a la pelu, que voy a publicar con la condición de que al año que viene cuando tengamos que volver me recordéis que mejor haga un curso de peluquería, el problema es que me tendré que ir a África!!!!
 
Nos preparamos la noche anterior, "si lleva el pelo desenredado mucho mejor, evitemos los tirones innecesarios, minimicemos riesgos", ilusa.....
 





Así que con dos estupendas trencitas recogiendo el pelito para que no se enrede nos fuimos a compañadas por Txiki R y su Amatxu A.


A mi nena le alisaron el pelo en seco!!!! Se pasó todo el rato llorando, yo que la conozco se que llegó un momento en el que lloraba más por rabia e impotencia que por dolor, pero mi pobre nos puso las lagrimillas al borde.... Una vez que el pelo estuvo desenredado, en seco, estirado, le cortaron, un buen corte, hasta el año que viene.
 

Yo pienso que todo el mal rato habría sido evitable, el pelo estaba sujeto en trenzas si se hubiesen trabajado mechón a mechón: suelto uno, lo mojo un poco, le paso un peine, el secador y las planchas. Incluso hubiésemos tardado menos tiempo....
Hay quien por su niña mata pues yo voy a estudiar peluquería, en Etiopia.

El después fue divertido, el pelo de Txiki A pronto empezó a coger volumen, llegó un momento que parecía un avión despegando. La que yo me se, se pasó la tarde dándole al cepillo, por novedad y por intentar bajarlo.


Se me ocurrió recoger el pelo de Txiki A en trenzas para pasar la noche


 Pero lo mismo da que da lo mismo, a la mañana siguiente no había forma de bajar el encrespamiento, así que mi princesa se mojó el pelo, ¿todo? No, se dejó el flequillo para lograr este resultado.

6 comentarios:

  1. Estoy convencida de que si te propones estudiar peluquería lo acabará haciendo.
    Que mal en las pelas, no.?
    Bueno, sea como sea, tu niña ha quedado guapa.
    Saludos desde Addis

    ResponderEliminar
  2. Tu aprovecha Addis al máximo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta leerte..un manster tienes ya..

    Yo tengo un príncipe etiope y me trae con sus dos añitos por la calle de la amargura. .

    Mi peque tiene poco pelo y no se que hacer para que poco a poco le crezca mas y mas fuerte. .. tiene un rizo suave pero como dice mi ama...son como muelles.
    Espero poder conocer bien su pelo algún día.

    Me encanta tu blog. .desde luego eres una artista con el pelo de tu peque.

    Eskerrik asko.

    ResponderEliminar
  4. Kaixo Kristina, dale tiempo al pelo de tu niño todavía tiene que fortalecerse, en unos meses notaras un cambio y entonces podrás empezar a hacerle cositas, muchas cositas.

    ResponderEliminar
  5. La próxima vez llevala a una peluquería latina (mucho mejor si es dominicana) y tendrás una experiencia totalmente diferente!

    ResponderEliminar
  6. Hola! Me he pasado por tu blog por casualidad y me he quedado porque yo también tengo un primo etíope precioso, de siete años. Lo que te iba a recomendar es lo que te ha dicho Elebe, que pelu latina sí o sí. Me apuesto que incluso con las que no tenemos el pelo rizado o afro son más delicadas que en las peluquerías normales. Yo no voy a una pelu a que me corten desde que tenía 13 años, me negué en banda y me lo corto yo, que nadie se acerque. Y mi hermana, que tiene un rizo cerradísimo e ingobernable debe llevar unos tres o cuatro años mínimo sin cortar, y oye, no está nada mal. Mira a ver la oferta de tu ciudad, aquí en madrid te encuentras una cada pocas calles...

    ResponderEliminar

Txiki A y yo misma, escribimos este blog para enseñar, pero también para aprender por lo que cualquier comentario que nos ayude a seguir mejorando en el cuidado del cabello y la piel afro será bienvenido. Gracias por participar.